Un repaso a la historia de las armerías

Las armerías comenzaron su andadura en la Edad Media, época en la que las armas tenían una gran relevancia, no solo como objetos de defensa, sino también como símbolos de poder y estatus, ya que representaban, a través de los escudos, a las estirpes familiares de la nobleza y la realeza.

La primera armería en España

La primera armería en España fue la Real Armería del Palacio Real, fundada en Madrid por el rey Felipe II en el siglo XVl. Siendo un impresionante conjunto armamentístico de excepcional valor, asociado a la Casa de Austria, fue enriquecido por monarcas posteriores hasta convertir esta gran colección en una de las más importantes del mundo.

La historia de las armerías en España también requiere repasar las primeras fábricas armamentísticas. Destaca la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, de fundación también en el siglo XVI, que ya fundía cañones desde sus inicios y proveía de armas al ejército.

Las armerías en siglos posteriores

Ya a finales del siglo XVIII se fundó la Fábrica de Armas de Oviedo, vista la proximidad de un conflicto bélico con Francia (trasladando así la producción desde las regiones vascas, muy próximas al país vecino). Al principio se abastecía de los talleres de los maestros armeros, pero pronto este modelo gremial no fue suficiente para cubrir la demanda y a mediados del siglo XIX se desarrolló una fábrica moderna, con maquinaria a vapor y 700 armeros. Fabricaba carabinas del 57, fusiles del 59 y los Remington. Con la Tercera Guerra Carlista llegó a producir 30 mil fusiles y tercerolas. Posteriormente también fabricó el fusil Winchester o el Mauser.

En la actualidad, existen tiendas especializadas por toda España y armerías en Madrid —ciudad cuna de las armerías y con importante actividad en este sector— que comercializan réplicas históricas de estas épocas, especialmente armas de avancarga.

Los artesanos armeros de los siglos XIX y XX

El corazón de las armerías siempre ha estado en el trabajo de los artesanos armeros, especialmente en regiones del norte del país (por ejemplo, la comarca del Bajo Deva) que, partiendo de una larga tradición y ligadas al desarrollo de la siderurgia, destacaron en la fabricación de armas dentro del contexto de la Revolución Industrial.

Es el caso de fabricantes como los Zuloaga (Blas de Zuloaga y su hijo Eusebio, de hecho, fueron directores de la Real Armería de Madrid), los Echeverría (Julián inauguró la Escuela de Armería, que alcanzó gran prestigio) o Víctor Sarasqueta (también impulsor de la escuela y “armero real” de Alfonso XIII). Los maestros fundaban sus talleres y fábricas, en los que realizaban piezas de gran calidad y precisión: escopetas de caza, pistolas, arcabuces, cañones y otras armas de avancarga, subfusiles, etc., que luego comercializaban.

La armería moderna

Finalizando este repaso por la historia de la armería en España, llegamos a las armerías modernas, que comenzaron a abrir sus puertas en el país a mediados del siglo XX, siendo lugares especializados en el apasionante y extensísimo mundo de las armas, tanto de caza —práctica muy arraigada en nuestro país— como de tiro deportivo, todo tipo de disciplinas relacionadas y coleccionismo.

¡Una historia interesante que todo aficionado debe conocer!

The following two tabs change content below.

Periodicocomarcalasrozas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies